Clapper Txt_Daina Toledo

Adriana Benzquen es una de las coordinadoras de Bancame, la plataforma de crowdfunding de América Latina pensada para apoyar, con o sin dinero, proyectos de activismo. “Nos ocupamos de ampliar oportunidades y facilitar el acceso a los recursos disponibles más allá de la moneda oficial, creando alternativas de financiamiento a partir de la colaboración. Inspirada en las plataformas de financiamiento colectivo, Bancame recibe apoyos no sólo en dinero sino de todo tipo”, nos cuenta.

La plataforma -iniciativa nacida de “Cultura en Red” y gestionada por la organización “Minka”- tiene objetivos más profundos que trascienden a lo meramente económico. Surge para que las personas aprendan a compartir sus recursos, y construir comunicación y debate dedicados a pensar nuevas formas de hacer política. Adriana nos cuenta sus dos propósitos principales: En primer lugar, “promover nuevas lógicas de trabajo que nos permitan vivir la cultura colaborativa, transformando así los modos de producir, aprender y financiar la actividad de grupos y proyectos en toda América Latina, y facilitar el acceso a mecanismos de financiamiento monetario y no monetario, ofreciendo un sistema de apoyo a partir del aporte de múltiples actores”.

Nuevos hábitos sociales, económicos, comunicacionales y de participación ciudadana, nuevos conceptos y desarrollos teóricos, tecnologías sociales y digitales, surgen como resultado de una nueva cultura “colaborativa” y amplían nuestra comprensión de los procesos económicos. Bancame surge para apalear la falta de subsidios y ayudas para la producción cultural. “Vemos surgir nuevos sistemas p2p (aun poco difundidos y con poca penetración, aunque sin duda en proceso de crecimiento) y el esfuerzo de parte de colectivos organizados de todas las disciplinas para generar los recursos que les permitan impulsar actividades, sostener espacios comunitarios, formarse, circular”, nos detalla Adriana.

También afirma: “Estas soluciones crean un universo de alternativas para la financiación de proyectos pensadas no desde una lógica de competencia sino de colaboración, facilitadas en parte por tecnologías digitales y articulaciones trans-escala que antes no eran posibles. Pocos han pensado cómo combinar tecnologías sociales y digitales de forma tal que la asociación con otros grupos sea un eje central en la estrategia de sostenibilidad. Menos aún se piensan como posibles inversores de otras iniciativas, a pesar de que todos tienen amplias riquezas que pueden disponibilizar, como experiencia, contactos, espacios, equipamientos, entre muchos otros ejemplos”.

¿Cómo colaborar?

Todos los mayores de 18 años, residentes o no en las ciudades donde se realizan las actividades publicadas, pueden colaborar, llenando los formularios para cada tipo de aportes que quieran disponibilizar. Pueden colaborar personas físicas o jurídicas de cualquier ámbito. No existe una tarifa específica impuesta, sólo tenés que ingresar a Bancame.org e ir a la sección Ideas, elegí una de las iniciativas que presentan una descripción detallada de las actividades, sus organizaciones responsables y los recursos que necesitan, y colaborá. Las prestaciones pueden ser tanto monetarios, o no monetarios, como por ejemplo traslados nacionales e internacionales, alojamiento, traslados locales, voluntariados, cobertura de actividades, equipamiento, etc.

Actualmente se encuentran dos eventos siendo sostenidos por esta plataforma de manera activa, se trata de NAVE, el encuentro sobre nuevas economías que tendrá lugar en Caracas a inicios de octubre. Y próximamente se habilitará también la campaña para ELLA, el encuentro sobre nuevos feminismos que tendrá lugar en Cali, Colombia en diciembre de este año.

Así es que todos podemos colaborar con esta interesante estrategia que hoy por hoy, cuenta con más de 550 personas, activistas y creadores impulsando proyectos en articulación con más de 50 países de los 5 continentes, entre los que se encuentran en Latinoamérica, Argentina, Brasil, Bolivia, Venezuela, Colombia y Uruguay. Bancame nace para conectarnos más entre nosotros, por un cambio cultural global.

DEJA UNA RESPUESTA