Clapper txt_Luciana Marioni

La rosarina Jazmín Varela nació el 23 de noviembre de 1988; desde pequeña ya le atraía el dibujo y pasaba largos ratos pintando. Estudió Diseño Gráfico e ilustración y a sus 29 años ya recorrió profesionalmente un intenso camino: cofundadora del “Festival furioso de Dibujo”, autora de “Crisis Capilar” en 2016 y parte de la antología “El volcán, un presente de la historieta latinoamericana”. Actualmente trabaja como ilustradora, y hace muy poco presentó “Guerra de Soda” (Editorial Maten al Mensajero).

Acá van las preguntas que Jazmín le respondió a Clapps! para conocer más su perfil y la intimidad de su último trabajo.

Clapps!_ ¿Cómo surge la idea de escribir este libro de historietas? ¿Qué te llevó a querer plasmar tu infancia en Guerra de Soda?

Jazmín Varela_La idea surgió a partir de un taller de historieta autobiográfica a cargo de Power Paola en el marco del Festival Furioso de 2015. Yo venía con ganas de hacer algo de historieta pero no me animaba y ese taller fue un buen puntapié para hacer algunas páginas. Que la historieta sea sobre mi infancia fue de casualidad, en el taller contamos algo vergonzoso de nuestra niñez y a partir de ahí fui sumando capítulos que siguieran la línea de tiempo.

Clapps!_¿Qué se viene primero a tu cabeza, el dibujo o lo que vas a escribir?

Jazmín Varela_Creo que vienen en simultáneo. Era la primera vez que hacía historieta y no sabía bien si escribir un guión o dibujar directamente. Lo del guión lo descarté porque quería contar con la menor cantidad de palabras posible y me resultaba más simple visualizar las páginas que escribirlas. Así que hice lista de palabras sueltas para tener una guía y a partir de ahí bocetaba. Eso me permitió que las historias se vayan desarrollando a medida que las dibujaba.

Clapps!_En varios momentos, mientras leía Guerra de Soda, me sentí identificada, hay muchos detalles en los dibujos que describen una época…¿A qué público apunta? ¿Qué mensaje querés transmitir?

Jazmín Varela_A medida que lo iba haciendo no me detuve nunca a pensar en si estaba apuntado a un público específico, ni en qué mensaje iba a transmitir. Y me gustó eso de no saber, dejar que se cuente solo o trabajar desde la inconciencia total. Si me hubiese frenado a pensar en eso capaz que no lo hacía. Lo que sí sabía es que quería una historieta que hable de la infancia lo más fielmente posible, sin endulzar nada. Que sea un registro de una infancia real.

Clapps!_En el libro vas contando hechos que marcaron tu infancia con anécdotas muy divertidas, seis historietas que narran hasta tus diez años…¿Se viene la segunda parte de Guerra de Soda?

Jazmín Varela_Me encantaría seguir contando anécdotas en ese tono. Puede ser un proyecto a futuro, mientras me siga pareciendo divertido contar cosas bochornosas está la posibilidad de continuarlo.

Clapps!_¿Cómo describirías a las guerras de soda que se armaban en tu casa? ¿Te divertían?

Jazmín Varela_Si claro, me encantaban. En mi familia somos todos muy jodones y el humor fue una forma de sobrellevar muchas situaciones. Así que tirarnos soda, entre otras cosas, servía para descomprimir.

Clapps!_¿Por qué elegiste ese nombre para el libro?

Jazmin Varela_El título surgió a partir de las páginas donde sucede la guerra de soda, me lo sugirió José Sainz (editor) y me pareció que tenía mucho sentido. Porque la infancia me parece un poco eso, estar en guerra con un entorno que no es elegido e intentar salir lo más entera posible.

El libro de Jazmín atraviesa historias personales que han marcado su niñez pero lo hace desde la tierna inocencia infantil y con humor, por eso es tan real. A medida que uno va leyendo se identifica con cosas que también experimentó y dejaron huellas para siempre. Algunas porque fueron grosas y otras porque parecían un mundo y a la distancia solo son un recuerdo para morirse de risa. Por suerte la niñez tiene esa linda forma de sacarle dramatismo a las cosas, como dicen en Guerra de Soda:“¿A quién le importan? Si el día puede terminar comiendo un helado con doble cono y bañado de Rocklets”.

DEJA UNA RESPUESTA