Clapper txt_Eugenia Michiels_Jun_2018

Clapps!_¿Siempre escribiste relatos eróticos o fue algo que surgió con la Autobiografía de Silvia Süller?

Juan Sklar_Siempre escribí sobre sexo, incluso desde chico o desde adolescente eran las cosas sobre las que escribía. Más de grande, y cuando empecé a escribir con un poco más de seriedad, el primer relato con este tono que escribí es una crónica sobre mis años de guía de turismo, específicamente de guía de turismo sexual, un texto sobre esos recuerdos que se llama “sexo turista”. Es una crónica que en ese momento se viralizó, tuvo así como unas cien mil compartidas en un fin de semana, y después de eso nunca dejé de escribir de sexo. Mi primera novela (“Los catorce cuadernos”) también incluye varias escenas explícitas. Silvia Süller vino un poco después, de hecho, antes de Silvia Süller ya había terminado el borrador de mi segunda novela que sale este año (“Nunca vayamos a la India”) que también tiene bastantes escenas de garche.

La respuesta inicial no empezó con Silvia Süller, todo empezó mucho antes. De hecho, me convocaron para escribir la Autobiografía de Silvia Süller porque alguien había leído mi crónica sobre el turismo sexual. No es que empecé a escribir de sexo por Silvia Süller sino que llegué a Silvia Süller por escribir de sexo.

Clapps!_A diferencia de muchos escritores de lo que se podría llamar “literatura erótica” vos incluís relatos muy personales, abocándote más a lo realista que ficcional ¿a qué se debe esta elección?

Juan Sklar_Bueno, corre por cuenta tuya que no hay nada de ficción en lo que relato. Pero siendo un poco mas especifico en la respuesta, a mí siempre me gustaron las narraciones en primera persona. Me gustó siempre mucho Paul Auster, Philip Roth, acá también en Argentina Juan Forn, Fabián Casas. Ese estilo, esa narración en primera persona muy pegada a la biografía del autor, aunque sea o no ficción, es lo que me gusta y es lo que siempre escribí, solo sucede que además me gusta escribir sobre coger, entonces no es que es una elección para lo sexual, es una elección en términos generales que también aplica a la escritura sobre sexo.

Es decir, tengo dos textos que no tienen que ver con la sexualidad ni con coger y no aparece nadie en pelotas y sin embargo tienen el mismo estilo narrativo. Quizás haya un deseo no asumido de exhibicionismo.

Clapps!_¿Creés que existe una literatura erótica como género literario?

Juan Sklar_Preguntarse si hay una literatura erótica es algo así como preguntarse si hay una literatura violenta. Una escena violenta no te caracteriza un género, de igual manera que haya una escena sexual no te caracteriza el género del texto. Yo creo que mi novela es una novela de iniciación, creo que mis crónicas o mis textos sexuales está mal llamarlos sexuales porque no es eso de lo que tratan, en general tratan de otras cosas, sólo que tienen una escena de sexo, y como vivimos en una sociedad un poquito pacata y un poquito mojigata, es caracterizado por eso, pero es lo mismo si hubiera un partido de fútbol en el medio del texto, o lo mismo si hubiera una escena de pelea. ¿Vos dirías que es literatura de la violencia? No, bueno, en el mundo hay violencia, en el mundo hay sexo, en el mundo hay un montón de cosas. Entonces que haya esas escenas de ello no es lo que caracteriza al texto, el sexo no es un género literario.

Por otro lado, la “literatura seria”, entre comillas, ha aceptado el sexo hace muchísimos años. En el corto plazo podemos pensar que Tusquets tenía un premio que se  llamaba “La sonrisa vertical” que era dedicado a la literatura erótica, que autores consagrados en el canon como Almudena Grandes o como Philip Roth o como Charles Bukowski escriben sobre sexo y están absolutamente aceptados por el mainstream literario. La literatura seria entre comillas ha aceptado el sexo hace muchísimo, y lo ha aceptado hace cientos de años, en El cantar de los cantares, en La Biblia, Safo de Lesbo -entre los poetas griegos-. El sexo no es algo nuevo, parece, nos lo quieren vender como una novedad, pero el sexo en la literatura está hace muchos, muchos años.

Clapps!_¿Te encontraste con alguna traba o tabú a la hora de escribir y publicar sobre estos temas?

Juan Sklar_He tenido más problemas para publicar por referirme a personas famosas y a sus nombres que por publicar de sexo. He publicado textos de ficción con cosas relacionadas con el travestismo, el abuso, al pedofilia, la sexualidad infantil; miles de cosas. Y la ficción la verdad es que permite hablar casi de cualquier tema, no creo que en el ámbito de la ficción haya censura alguna. Hoy se publica al Marqués de Sade, que hace apología del incesto, Bukowski tiene un texto sobre abusos, mismo mis alumnos del taller de El Cuaderno Azul han publicado en nuestro blog abusos de hombres con mujeres, de mujeres contra varones, incluso dentro del ámbito de la familia, cosas relacionadas con la coprofagia -gente comiendo caca como parte de rituales sexuales-. La verdad es que en el ámbito de la ficción diría que no hay ningún tipo de censura con respecto a la sexualidad.

Clapps!_En la Feria del Libro de Rosario en tu charla junto a Alejandro Seselovsky hablaron del tema de lo bizarro, tanto en la literatura como en la televisión o en la cultura. ¿Por qué te interesa tanto escribir sobre lo bizarro? ¿Cuál sería tu definición de “bizarro”?

Juan Sklar_Yo no diría que me gusta lo bizarro, sino más bien que me gusta la basura, es decir que me gusta husmear en ciertos lugares que son despreciados en general por la literatura. Eso no quiere decir que no me gusten otros lugares que son más centrales o más transitados, como la relación con el padre, el amor, la relación con los hijos, con temas más clásicos que también me gustan; pero me atrae mucho el desperdicio, lo que es ignorado por los demás. No creo que Disney sea bizarro, sin embargo me gusta investigar sobre Disney, sobre Pixar y sobre Dreamworks, porque es cultura que en general es despreciada por quienes producen cultura.

Supongo que me produce cierto alivio el cachivachismo porque hace que mi propio cachivachismo esté a gusto. De alguna manera entre esos fronterizos me siento un poco más normal.

Clapps!_¿Creés que es necesario apropiarse de esos espacios?

Juan Sklar_No sé si es necesario en términos de que la cultura necesite algo, sí sé que es necesario para mí hacerlo, y también me encantaría que otras personas se acerquen a esta manera de entender la cultura, pero porque no me gusta estar solo, entonces, quisiera que esto que descubrimos o que estamos trabajando lo compartan más personas, pero por un tema de que me gusta que mi visión del mundo, mi visión de la cultura, crezca y se encuentre con otros que piensan o ven la cultura igual.

Clapps!_¿Podés explicar brevemente cuál es tu visión de la cultura en este tipo de análisis de lo basura?

Juan Sklar_Me parece que la cultura siempre es un intento de salir bien peinados, incluso de embellecer nuestro olor, pero lo más lindo es cuando el sorete se escapa igual.-