Clapper_txt_Daiana Toledo_Jun_2018

6- Los locos Addams

Da risa tanta oscuridad en esta familia atípica. Están de la cabeza como su título nos adelanta. De chicos muchos ya la vimos los domingos de tarde por televisión, pero recomendamos verla nuevamente de grandes porque tiene muchos guiños para adultos.

La historia de La Familia Addams fue creada por Charles Addams en los años 30, también fueron una serie televisiva en los años 60 y en 1991 el director Barry Sonnenfeld, los llevó a la pantalla grande.

La melodía clásica con los chasquidos de dedos ya nos es muy familiar. Homero y Morticia son una pareja que a pesar de su macabra vida, se aman mucho y fogosamente. Merlina, una Christina Ricci muy niña, pálida y de trenzas negras, es la más genia de todas, el personaje favorito de muchos, que siempre está en constantes peleas con su hermano Pericles. Con mencionar al resto de los personajes que componen el grupo familiar ya se deja en evidencia lo raro de todo: una mano acéfala con vida propia, o un tío peludo de pies a cabeza que no se sabe nunca cómo es abajo de tanto pelo.

La muerte y la tristeza son temas recurrentes pero de una forma muy cómica e inteligente. Las rosas en la casa de esta familia son deshojadas, se evita que la luz entre por las ventanas, y los villancicos que cantan felices en la puerta son ahuyentados. Siempre es bueno volver a ver a esta familia amante de lo sucio, lo desagradable y lo monstruoso, para reír un poco.

7- El perfecto asesino

También es conocida como “León”, o “El profesional”. Acá encontramos a una Natalie Portman muy pequeña y que ya desplegaba todo su talento en pantalla (tenía 11 años cuando empezó a grabar el film) protagonizando a una niña movilizada por la venganza y que no tiene miedo de disparar un arma.

La peli fue dirigida por Luc Besson en el 94 y protagonizada por Jean Reno, quien es el asesino en cuestión. Su papel es el de un sicario solitario a simple vista serio y distante, desinteresado por el mundo que gira a su alrededor, y que sin embargo a lo largo de la trama deja entrever su lado sensible y tierno hacia, por ejemplo, el cuidado que le dedica a su única compañera, una planta Aglaonema, o hacia el cariño que le toma a Mathilda, quien pasará a ser su protegida y aprendiz.

Mathilda lleva una existencia complicada para ser tan chica, “¿la vida siempre es así de dura o sólo cuando eres niño?” se pregunta: “Siempre”– contesta León. Esto hace que su personaje se vea más adulto de lo que en realidad es, fuma cigarrillos y fantasea romances con su nuevo tutor y profe de asesinatos, incluso el personaje manifiesta un lado seductor, motivo por el cual el film tuvo varios problemas de censura.

Este es alto thriller de acción lleno de emociones. Un clásico noventero.

8- Belleza Americana

Todos vimos alguna vez la escena de una rubia desnuda desde un ángulo cenital siendo bañada por rosas rojas. De algún lado suena la imagen, ¿pero de dónde?

Belleza Americana es una crítica a las comodidades burguesas y civilizadas de la familia tipo que habita los suburbios yanquis. Detrás de la imagen de la familia pulcra bien acomodada, un padre sumiso que se masturba al lado de su rigurosa esposa (Annette Bening) empieza a rebelarse ante su aburrida vida. La voz en off del protagónico –Kevin Spacey– nos guía durante toda la peli.

Toca temas como la adolescencia, el deseo, lo prohibido, la infelicidad por todos lados. Esta película llegó en el 99 para cerrar un siglo donde el sueño americano comenzaba a ser cuestionado, crítica que cobraría mayor fuerza a partir del año 2000, y que sin embargo el director Sam Mendes junto con el guion de Alan Ball, se adelantaba a mostrar con un tono tragicómico.

La melodía de un piano acompaña toda la peli con melancolía. Vemos como todo se va derrumbando en este film rojo lleno de pétalos. La imagen final: una bolsa volando con el viento, mostrando lo absurdo de todo, el sin sentido, la irrelevancia de las cosas.

9- Alcatraz: Fuga imposible

Nos vamos al año 79 con la dirección de Don Siegel y la actuación de Clint Eastwood. Todo es muy real en esta peli, empezando por el hecho de que la historia es verídica. Narra el intento de fuga de tres presidiarios de la cárcel de máxima seguridad conocida como “La Roca”, que albergó a criminales de la talla de Al Capone. Una prisión rodeada por el Océano Pacífico conocida por la imposibilidad de escapar de la misma. Tres prisioneros idearon todo un plan durante siete meses para poder huir, de allí una historia digna para este film.

Además, el rodaje de la película fue hecho en la mismísima cárcel. Clint Eastwood interpreta de una manera fría y calculadora al cráneo de la fuga, Frank Morris. El thriller es tensión pura pero también juega con distintos climas. Muestra crudamente lo azaroso de la vida carcelaria.

Tanto la novela escrita por Campbell Bruce como la película, están basadas en los testimonios de uno de los reclusos que participó del entramado del plan. Para saber qué pasó con ellos mirala y aguantá las ganas de comerte las uñas.

10- Monty Python: El sentido de la vida

La vida es una cosa rara rara rara y la mayoría de las veces no tiene sentido alguno. El grupo humorístico de Gran Bretaña Monty Python, busca a lo largo de esta peli algo que justifique la existencia. Más allá de las conclusiones que puedas sacar con esta historia, podemos decir que la hora y 45 minutos que dura son una garantía de carcajadas a rolete. La ironía es la reina en este homenaje a la vida que hace un recorrido desde el nacimiento hasta la muerte.

Para 1983 toca temas de forma controversial como pueden ser el sexo y las creencias religiosas o la educación formal. Precursores de la famosa práctica dentro del género humorístico de los “sketches”, el sexteto formado por Graham Chapman, Eric Idle, John Cleese, Michael Palin, Terry Gilliam y Terry Jones (Director), le cantan a lo sagrado de los espermas satirizando los musicales, y se hacen preguntas como ¿qué es la vida? ¿existe Dios? ¿qué vino primero, el huevo o la gallina? ¿cuál es nuestro destino?

Si no sos muy un seguidor del humor británico podés empezar a romper prejuicios con este film absurdo e imaginativo, divertido a más no poder. Monty Python puede incluir una cortina de cierre al inicio del film, puede mostrar gente vomitando o teniendo sexo, puede exponer la violencia obstétrica desde un humor ácido que despierta risa reflexiva.

Tal vez en este mundo no seamos más que espirales de ácido ribonucleico que se replican y los Monty Python lo saben y te lo explican.

 

DEJA UNA RESPUESTA