Clapper txt_NICOLÁS ELICECHE_Ago_2019

Luego de la gran cantidad de preguntas, consultas y mensajes que recibí a partir de la primera nota de LatSex que habla del BDSM, decidí profundizar un poco en algunos puntos que fueron los más preguntados. Los 2 topicos que más se repitieron tuvieron que ver con el “consenso” y con el “aftercare”. En este caso voy a hablar un poco del segundo, ya que me gustaría investigar un poco más sobre el primero antes de escribir.

Para empezar, me gustaría resaltar que cuando les contaba sobre este periodo post sesión BDSM, a muchxs le parecía “muy loco”, pero cuando explicaba un poco más sobre de que trataba se daban cuenta de que en realidad no era una idea muy descabellada, sino que estaría bueno que se aplique en otras ocasiones.

After care, momento posterior de una sesión de BDSM

Para aquellos que no leyeron la primera nota en donde hago referencia a esto (deberían hacerlo si quieren informarse mejor), el aftercare es el momento o periodo posterior a una sesión de BDSM, en la cual los participantes tienen un momento para poder atender sus necesidades psicológicas, físicas o emocionales. Esto tiene que ver con que la actividad es una especie de montaña rusa de emociones, por eso investigando descubrí que es para evitar el a veces llamado “subdrop”, el cual sería un estado de bajón que se produce a raíz del fuerte aumento de la adrenalina y endorfinas que puede dejar vulnerables a los participantes.

El período de “aftercare” es distinto para cada uno. Pensémoslo lo que nos pasa en una relación vainilla (para los que no saben, se llama así a lo que la mayoría conoce como sexo/penetración/orgasmos –si es que la mujer llega-), luego del acto sexual a algunxs les gusta quedarse abrazados, otrxs simplemente se prenden un cigarrillo o se bañan y hasta algunxs necesitan quedarse en silencio. Podemos enumerar cien ejemplos más, pero quiero mostrar que para cada unx es distinto.

After care, hablar sobre cómo se siente

Ahora, volvamos al mundo BDSM, allí es casi una obligación el aftercare, casí inconcebible que no pase después de sesionar, pero ¿Cómo sé que le gusta al otro después? La respuesta es bastante simple, pero algunas caras de sorpresa cuando hablaba del tema me hicieron darme cuenta que no lo era… La mejor manera de saber qué es lo que necesita el otrx y que es lo que le gusta a unx luego de sesionar es ¡HABLÁNDOLO! Parece una boludes, pero es necesario aclararlo. Hay que preguntar, charlar e intercambiar esa información.

Debo admitir que en un principio me pareció chocante, no sé por qué, pero me sorprendí con la idea de hablar todo antes, por ahí es por toda mi educación heteronormativa y mis preconceptos, así como también puede resultar como muy formal si no se está acostumbrado. Pero luego entendí que es mucho más sensato comunicarse y expresarse.

After Care, comunicarse también es gozar

No hay que tener miedo de preguntar, el aftercare no significa que van a tener una relación seria, sobre todo teniendo en cuenta los tiempos que corren, en donde el sexo casual está un poco más al alcance de unos swipes, clicks o likes. Porque haya amabilidad, y porque la otra persona quiera saber qué es lo que te gusta y lo que no, no significa que quiere casarse con vos ni una relación seria.

La comunicación es fundamental en el BDSM, pero debería tener que serlo en todas las relaciones sexuales. Es imposible adivinar y leer la mente para saber que le gustaría al otrx, para evitar eso no hay mejor forma que hablarlo de la manera más natural y sincera posible, sin tabúes ni vergüenza, al fin y al cabo, eso hará que el momento de intimidad sea mejor para ambos.

After Care, tips para armare un kit

Para terminar con el aftercare, una amiga y podría decirse que mi mayor fuente de confianza en lo que respecta al BDSM, me compartió el Instagram de Kinky Bunny, que vende indumentarias y accesorios BDSM, pero que también hace buenas traducciones y textos sobre el tema. De allí saque los consejos de como armar un kit de aftercare, los cuales transcribí a continuación para que tomen nota.

· Paracetamol (no hace falta aclarar cual es su uso),

· Crema analgésica, puede usarse para dolores en zonas puntuales, sobre todo para el dolor que se da a partir de la inflamación.

· Aloe Vera, para hidratar y refrescar la piel después de la sesión, además da la sensación de frescura y ayuda a desinflamar.

· Aceite Corporal, unos buenos masajes ayudan a relajarnos, circular la sangre y aflojar los musculos. Unos mimos oleosos pueden ser una gran manera de sentirnos comodxs y cuidadxs.

· Té relajante, es una gran manera de hacernos sentir en confort.

· Golosinas, ayudan a estabilizar los niveles de azúcar en sangre y son un lindo gesto que nunca está de más.

· Jabón aromático, luego de la sesión algunos necesitan bañarse, por eso tener un jabón especial con una fragancia relajante potencia lo positivo de bañarnos, dando a una situación cotidiana un toque especial y confortable.

· Cepillo de pelo, para muchos cepillar o que te cepillen el pelo es una situación de relajación, además contribuye a asearnos para vernos y sentirnos mejor.

Kinky Bunny, finaliza el posteo diciendo: “Es ideal tener todas estas cosas diferenciadas de las que usamos cotidianamente, si nos acostumbramos a esto nuestra cabeza las va a asociar automáticamente, lo cual hará más fácil relajarnos y sentirnos segurxs. Es necesario hablar y conocer cómo hacer sentir contenidx a tu compañerx de juego. “. Esto es un poco más de información sobre el aftercare, instancia que estaría bueno que muchxs aprendamos e incorporemos en nuestras relaciones. Al fin y al cabo, siempre queremos pasarla bien y divertirnos, no hay mejor forma para lograr eso que cuando las partes se entienden y saben lo que les gusta.