Clapper txt_Marianela Gasser_Sep_2018

En el mes de la primavera, luego de haber estrenado exitosamente en agosto, de la mano de la reconocida directora rosarina Romina Mazzadi Arro, llegan a nuestra ciudad nuevas funciones de Automáticos. Una obra atrapante desde comienzo a fin con actuaciones muy logradas de la mano de un elenco de actores rosarinos increíbles, Carolina Hall, Sofía Colusi, Lionel Regine, Lucila Grand, David Gastelú, Giselle Badia, Natalia Quadrelli y Andrés Pellegrino, quiénes darán vida a los distintos personajes de Automáticos.

Los próximos viernes 7 y 14 de septiembre a las 22:30hs y el sábado 29 de septiembre a las 22hs en la sala La Sonrisa de Beckett (Entre Ríos 1051), van a poder disfrutar en nuestra ciudad de Automáticos, una obra para todo público que rompe su propia linealidad y su propia lógica escena a escena, con producción general de la mano de Clínica de Producción de Espectáculos de Espacio Bravo Teatro, de la que Romina también es gestora y dueña junto con Paula García Jurado y Elisabet Cunsolo.

Es una comedia dramática, con un entramado de idas y vueltas que logra mantener a los espectadores totalmente atrapados por la historia, en la que, además, van a sentirse totalmente identificados en muchos aspectos. La puesta en escena es muy plástica, con un formato muy moderno, de una excelente calidad tecnológica tanto en la iluminación y sonido, como en la proyección, y con “unas actuaciones muy logradas”, enfatiza Romina. Casi que nos atreveríamos a decir que estamos ante una gran obra que cuenta con la estética de una serie Netflix, digna de apreciar.

Vivir en Automáticos

Automáticos es una adaptación de la obra del guionista, dramaturgo y director argentino Javier Daulte, su autor original, que nace allá por el mes de julio del año 2017, y que, luego de que su elenco fue indagando en distintos materiales, se llega a la producción final. Básicamente es una obra que rompe su propia linealidad y su propia lógica escena a escena, transitando una profunda reflexión sobre la modernidad, la alienación y la afición humana por repetir hasta perder todo sentido posible.

El mensaje preponderante que se intenta transmitir, según nos cuenta Romina, es el contraste continuo entre la realidad individual y la realidad social, y también pensar el pasado, el presente y el futuro como una masa “intercontaminada”, en la que es muy difícil encontrar un principio, siendo que cuando eso se intenta inevitablemente la repetición aparece, y con ella todo vuelve a empezar, o quizá nada termina nunca. “El problema con el pasado es que no se sabe cuándo empieza ni cuándo termina. Ese problema parecería ser la eternidad. La pretensión vital del ser humano de ser orgánico, en épocas de globalización, muchas veces nos vuelve inexorablemente automáticos”, enfatiza Romina.

Una comedia dramática que, además de entretener y divertir, invita a la reflexión de nuestras realidades y cotidianeidades repetitivas, en las que vivimos inmersos, quizás sin dar registro de ello.

El arte de producir

Romina Mazzadi Arro, quién cuenta con una vasta trayectoria en la historia del teatro rosarino, no sólo es la directora de la obra Automáticos, sino también la gestora, junto con sus colegas Paula García Jurado y Elisabet Cunsolo, del espacio pedagógico Clínica de Producción de Espectáculos, de Espacio Bravo, de donde surgen infinidad de producciones de arte para el deleite de sus espectadores, entre ellas, Automáticos.

Clínica de Producción de Espectáculos es un espacio de gestión y montaje continuo de nuestra ciudad, de obras de diferentes autores y distintos modos de producción, con elencos que varían año tras año, y que este año precisamente cumple una década de vida.

En estos diez años han participado más de 80 actores en distintas producciones, entre ellas: Martha Stutz, El Juego de la Silla, Raspando La Cruz, Vertical (cuando nos quedamos muertos), Quinto Tarde, Bésame Mucho, Insosiego, El Último Cabaret, entre otras tantas, sin olvidarnos de mencionar su primer estreno allá por el año 2008 de Nacidos Vivos.

“Clínica de Producción de Espectáculos es un espacio que concibo básicamente de formación (para mi y para los actores que se suman), de investigación de lenguajes y poéticas, y como un lugar donde formalizar la necesidad de producir, de los muchos actores y alumnos que se acercan”, nos cuenta Romina.

Un espacio que, movido por la pasión y el amor al arte,  claramente no deja de producir, ya que en este momento sumado a la presentación de Automáticos, está preparando un nuevo trabajo con un elenco de 13 actores para finales de este año.

Para todos los amantes del teatro que quieran disfrutar de una excelente obra en una noche primaveral, Clapps! los invita a que no se pierdan de ver Automáticos con la impecable producción de Clínica de Producción de Espectáculos de Espacio Bravo Teatro.