Clapper txt_Eugenio Menotti_Nov_2018

Para jugar se necesitan dos jugadores y cinco libros cada uno. El objetivo de este juego es elegir los cinco mejores libros sobre un tema universal. Para eso, primero cada jugador deberá presentar cada libro, y luego seleccionar los mejores y los peores libros de la lista propia y del contrario. Finalmente van a quedar en la mesa, dos libros, uno por cada participante, sin que haya sido escogido, y para entonces se llega a la instancia de la Contienda, en el cual los participantes leerán dos fragmentos, y un tercero (usualmente un actor) va a elegir el último libro en entrar a la lista final.

La mejor parte se la lleva el ganador, que se gana los 10 libros. Lo interesante es que mientras tanto durante el programa, aparecen personas como escritores, editores o vendedores de libros, que hablan un poco sobre el tema principal. Así funciona Bibliómanos.

Clapps_¿Cómo comenzó este proyecto? ¿Y de quien fue la idea del juego?

Maximiliano_A mediados de 2016 me contacté con Martín Teitelbaum, gerente de programación de la TV Pública, porque tenía desde hace tiempo ganas de hacer un programa sobre libros. La idea que le llevé no era del todo buena supongo, y no prosperó, pero a Martín se le ocurrió sumar el nombre de Eugenia Zicavo, contactarnos a los dos con la productora Mulata Films, y desarrollar con ellos, desde cero y en completa libertad, un formato nuevo. No teníamos seguridad de que fuera a salir algo, era una apuesta. Fue un proceso largo y trabajoso, que llevó meses, como escribir una novela, donde muchas ideas, la mayoría muy locas, quedaron descartadas. Pero siempre supimos que queríamos hacer algo bien distinto a cualquier otro programa de libros y literatura que existiera, y en alguna de esas reuniones surgió lo del juego. Digamos que la idea del programa es de Eugenia, de Mulata y mía, en igual proporción.

Clapps!_¿Hasta ahora, cuántas veces has ganado?

Maximiliano_No tengo idea, no las cuento, pero supongo que vamos empatados o algo así. Además, como dice un amigo mío, ganar es fascista. Por el tema de los libros, ni al Indio Solari ni a Adrián Dárgelos les gusta referirse al sentido de las letras de sus canciones, y yo pienso también que la poesía necesita de un poco de secreto y otro poco de misterio para existir. O lo que es lo mismo: no habría que pedirle nunca al mago que explique sus trucos. ¿Y si no hay truco?

Clapps!_¿Cuánto tiempo te lleva encontrar esos cinco libros para cada nuevo episodio?

Maximiliano_A veces me lleva bastante tiempo, otras veces lo hago de memoria, casi sin consultar en Internet. Definitivamente es el trabajo más solitario de lo que implica hacer Bibliómanos. Todos los libros que llevamos al programa son nuestros libros, es decir son ejemplares de nuestras bibliotecas, muchas veces leídos y releídos, marcados y subrayados, algunos años o décadas atrás. Nadie podría hacer ese trabajo por nosotros porque no tan en el fondo se trata de un programa hecho en base al caudal de nuestras lecturas, es decir, a nuestra biografía como lectores. No hay posibilidad alguna de ayuda externa, y eso es agotador, pero también hay que saber valorar la dosis de libertad que implica: los libros, los parlamentos, los autores que entrevistamos, los editores, los libreros… todos son invitados nuestros, son contactos profesionales nuestros, amigos, colegas que queremos que estén en el programa.

Clapps!_¿Existe algún autor o tema sobre el que no puedan hablar?

Maximiliano_Ninguno. Han aparecido incluso muchos autores que a mí no me interesan o que no leí ni leería, pero como a Eugenia le gustan… pues adelante. Supongo que ella le habrá pasado exactamente lo mismo con otros nombres que propuse yo.

Clapps!_¿Cómo es el contacto con el público (sobre todo en las redes sociales)?

Maximiliano_Esta pregunta la podría responder mejor Eugenia, supongo. Yo siempre le escapé a las plataformas de publicación que representaban la peor de mis pesadillas: sitios para odiar públicamente al otro, para difamar y difundir noticias falsas, donde entregar voluntariamente datos y hábitos de consumo a las corporaciones a cambio de… nada. Hasta hace un año. Digamos que abrí un Instagram “invitado” por mis compañeros de programa, y como no quiero parecer un maleducado a veces respondo mensajes. Pero a pesar de que experimento con esto, no le encuentro la gracia, y las más de las veces me siento un idiota. Todos deberíamos desconfiar bastante más de lo que hacemos de un espacio que divide a sus usuarios entre “seguidores” y “seguidos”, que reproduce el sistema de castas de celebridades como antes lo hacían la televisión y el show business, y donde una modelo o un influencer puede tener tres millones de seguidores, y un inventor, un artista o un deportista de élite apenas un par de cientos.

Clapps!_¿Qué es lo que se viene para la próxima temporada?

Maximiliano_Habrá al menos dos temporadas más, cada una de 13 capítulos. Hay algunos cambios en la narrativa del programa, pero sobre todo una locación completamente distinta. Además supongo que estamos más sueltos, y eso nos permite pelearnos y chicanearnos más. Se estrenó el sábado 20 a las 19 hs. con el capítulo “Amor”. Otros temas de las siguientes temporadas son “Vacaciones”, “Trabajo”, “Animales”, “Hijos”, “Clásicos”, “Nueva narrativa”, “Asesinos”, “Juegos” y “Ciudades”.

Bibliómanos, es un programa que pone en juego nuestros conocimientos del mundo de la literatura y los libros. En cada nuevo episodio, pueden aparecer libros que son de público conocimiento. Pero también, se manifiestan nuevos libros que no eran tan conocidos. Y esto es lo maravilloso de este programa. Que logra sacar, con una narrativa y estética audiovisual única, nuevos libros aunque hayan sido escritos hace décadas o siglos atrás. Pueden seguir en Instagram tanto a Maximiliano como a Eugenia, y también pueden ver casi todos los programas en esta lista.