Clapper txt_LUCILA DE LOS SANTOS_2019

La organización de la segunda edición de BIENALSUR estuvo en manos de la Universidad Nacional de Tres de Febrero. En 2017 se realizó por primera vez, en simultáneo en más de 30 ciudades de 15 países del mundo, que reunieron exposiciones de más de 350 artistas y curadores de los cinco continentes, con la intención de generar una red global de colaboración asociativa institucional que elimine distancias y fronteras, y reivindique la singularidad en la diversidad.

Durante las inauguraciones de diversas muestras, se realizó el reemplazamiento de la obra “Nosotros/Nosotros” de Eduardo Basualdo. Esta obra, que estaba ubicada originalmente en la explanada del CCPE durante la primera edición de BienalSur de 2017, se colocará en forma permanente en las inmediaciones del Museo de la Ciudad en el corazón del Parque de la Independencia.

En el Museo de la Memoria se ubicó la obra interactiva “Desilusiones ópticas” del artista Leo Núñez, que indaga en las contradicciones sociales de los años de la última dictadura militar en la Argentina, especialmente en 1978 y durante el Mundial de Fútbol. Por otro lado, Esteban Álvarez instaló “Burladero”, que recupera momentos clave de la historia reciente: el 2001 y la severa crisis económico, social, política e institucional que aquejó a todo el país.

En el Museo de Arte Contemporáneo-Macro se encuentra la muestra “Dos museos y un río”, curada por Ticio Escobar. “Ensayos sobre el trabajo”, una exposición formada por videos, instalaciones y fotografías de Tnani Ali, Chen Chieh-Jen, Diego Masi, Federico Mattioli, Yohnattan Mignot, Antonella Aparicio, Karla Buzó, Duygu Nazli Akova, Catalina Sosa y Viviana Zargón. La obra propone en diálogo silencios y ruidos de hombres y máquinas, con el trabajo como producción, como posibilidad de desarrollo y como actividad que enaltece.

En el CEC se instaló una muestra que es resultado de la pulsión creativa y revolucionaria que trajo consigo el movimiento feminista Ni Una Menos. Con curaduría del Proyecto “Ni Una Menos”, instala la pregunta sobre qué historias son narrables, qué cuerpos son visibles y qué relatos son legibles.