Clapper txt_Eugenio Menotti_May_2018

Por mucho tiempo, el contacto de los jóvenes con la literatura, era algo pasivo. Los niños y adolescentes se ocupaban de leer en las bibliotecas escolares o se armaban una biblioteca en sus casas. Y quizás sus docentes, podían crear un club de lectura con sus alumnos. Pero eso era todo. Todo esto empezó a cambiar con el internet y luego con las redes sociales.

Ahora en Instagram o en Youtube, los jóvenes pueden recomendar libros a un gran público con sólo una cámara y una buena expresión sobre un libro, autor o tema. Sin embargo, la mayoría de los booktubers o los bookstagrammer, tienen una predilección sobre la literatura juvenil. En cambio, las recomendaciones de “decimeunlibro”, están inclinadas más bien a otro tipo de literatura y temas. Y esto es lo interesante de estas recomendaciones hechas por Rosario Pozo Gowland.  

Clapps!_¿Cómo comenzó “Decime un libro”?

Rosario_Siempre fui (y sigo siendo) una recomendadora de libros en la vida real, así que no hice más que trasladarlo a las redes sociales y darle un formato con el que me siento cómoda. Por otra parte, surgió como una necesidad frente a algo que como lectora y consumidora, no estaba encontrando. Hoy por hoy hago todo a través de Instagram: compro muebles, ropa, busco destinos de viaje, cursos, donde ir a comer o qué obra ver en el teatro. Y si bien existen varias cuentas que recomiendan libros, sentía que ninguna me daba lo que yo buscaba: una buena estética y contenido propio de calidad que me diera un valor agregado. Las transcripciones de la contratapa o algún fragmento del libro son justamente lo que trato de evitar al momento de elegir mi próxima lectura, así que quería hacer algo diferente, decir realmente lo que pienso y si me gusta o no. En función de todo ello intenté armar algo que primero, me gustaría a mí, y de paso y por qué no, pudiera contagiar las ganas de leer a los demás, ayudar a quienes no saben por dónde arrancar e intercambiar ideas y libros con quienes saben perfectamente qué leer, y tienen ganas de compartirlo a través de la comunidad virtual.

Clapps!_Dentro de tus recomendaciones de libros aparecen autores muy reconocidos como Paul Auster, Rosa Montero, Aldous Huxley, Simone de Beauvoir y José Saramago. Pero hay otros que no tienen esa fortuna del reconocimiento, y sin embargo, están en tus publicaciones. La pregunta sería: ¿cómo es la selección de libros a recomendar? ¿Es por ser tus favoritos, o hay una búsqueda?

Rosario_Es un poco de las dos cosas. Las recomendaciones y reseñas que hago son siempre en base a libros que leí: algunos son viejos autores conocidos de los que quizás leí más de uno o dos libros. Pero también me gusta leer autores nuevos. Creo que eso es elemental y nos enriquece como lectores; conocer las voces de los grandes es igual de importante que conocer las de nuestros contemporáneos. Así es como me manejo como lectora y es lo que por ende, transmito y queda reflejado en @decimeunlibro. Por otra parte, efectivamente, tras cada lectura que hago hay una especie de búsqueda o investigación previa: estoy atenta a recomendaciones de personas con las que comparto gustos literarios, en revistas culturales, cuentas de Instagram, entrevistas a autores, novedades editoriales y lo que la gente me recomienda. Obviamente no compro ni leo todo así que a partir de ahí, aplico un filtro e investigó en la web de qué se tratan, si me interesa la temática, el autor, la editorial. Parece algo complejo, pero ya tengo práctica, por lo cual resulta casi instintivo. Por otra parte, es mi manera de no “clavarme” con un libro, porque más allá de la frustración de dejarlo o lo aburrido que pueda resultar leer algo que no nos interesa, los libros hoy en día tiene un costo altísimo, cosa que no resulta un dato menor cuando uno lee hasta cuatro libros por mes.  

Clapps!_Algunas de los libros recomendados, son libros sobre feminismo o sobre la masculinidad. ¿Desde el comienzo, decidieron elegir libros sobre estas temáticas, sobre todo debido a la expansión de la temática feminista?

Rosario_¡Ojalá pudiera recomendar más libros sobre “masculinidad”! Lamentablemente es una deuda que los hombres tienen con ellos mismos, y así como existen tantos planteos y libros sobre feminismo, los hombres deberían despertarse -tal como venimos haciendo las mujeres desde hace muchísimos años- replantearse su masculinidad, y pensar dónde se van a parar y qué roles van a asumir en esta nueva sociedad postmoderna. Al margen de ello, la verdad es que no hay un momento en mi vida en el cual “me haya hechofeminista”. Siempre me sentí de esta forma, sólo que a partir de los veintitantos años comencé a leer teoría feminista y ubiqué todo mis pensamientos dentro de una doctrina o movimiento y le di un marco teórico. Como te mencionaba anteriormente, yo me guío instintivamente en las lecturas y comparto lo que me gusta e interesa, por lo cual esas recomendaciones surgen de mis propios intereses, más allá de que hoy por hoy el género este en expansión. Confieso que en un primer momento tuve reparos al momento de postear libros sobre feminismo. Tenía miedo que – por la mala prensa que tiene el feminismo- los seguidores los rechazaran. Pero como dije, la idea de la cuenta es mostrar todo lo que me gusta, así que me animé y hubo una recepción que me sorprendió gratamente. Eso me impulsó a seguir posteando y compartiendo sobre la temática.

Clapps!_La mayoría de los géneros predominantes en los booktubers y bookstagrammers tienen que ver con la literatura juvenil, por ejemplo, Harry Potter. Las recomendaciones de “decimeunlibro” en cambio se diferencian de estos géneros ¿Cómo ven al fenómeno booktuber, en especial en nuestro país?

Rosario_El fenómeno booktuber y bookstagrammer en Argentina es bastante incipiente, y más que nada se da entre gente de entre 16 a 23 años aproximadamente. De ahí puede ser que se explique el hecho de que los posteos tengan más que ver con literatura juvenil y de sagas. Particularmente en mi caso, no lo hago no sólo por mi edad (tengo 34 años), sino porque no es la literatura que me gusta. Hace ya  algunos años -y en el marco de la “movida juvenil” de la Feria del Libro– se celebra el “Concurso BBB”, donde cada año se selecciona al blogger, booktuber o bookstagrammer elegido. No es que particularmente se “excluya” a quienes no integramos esa franja etaria, pero si denota que en nuestro país, el fenómeno se encuentra en una etapa inicial. Las redes sociales no son algo pasajero que está de moda, son una realidad y un fenómeno que llegó para quedarse y creo que al mundo literario en general todavía le falta darse cuenta de la verdadera relevancia de lo virtual y de que, hoy por hoy todo pasa por allí, incluidos los hábitos de lectura.

Clapps!_¿Cómo elaboran sus fotografías? ¿Usan una cámara profesional o un celular?

Rosario_Las fotos las sacamos entre mi cuñada que es fotógrafa, mi cuñado, mi hermana y yo. Me gustan mucho las fotos en la naturaleza y también que capten momentos espontáneos de lectura. Creo que además del contenido, en Instagram la estética es sumamente importante, así que trato de que mis fotos sean lindas, tengan algo que llame la atención, una buena combinación de colores y que tengan cierto criterio de continuidad. A cada encuentro familiar llevo algún libro para sacar fotos, así que todos participan como fotógrafos o como modelos. ¡Hasta le saco fotos con libros a House, el perro de la familia! En cuanto a la cámara, a veces se trata de fotos sacadas con una cámara profesional y a veces con Iphone.

Clapps!_¿Cómo es tu relación con las redes sociales? Sé que en Instagram, mucha gente los sigue, comenta y da me gustas a sus publicaciones, pero no sucede tanto en su página de Facebook

Rosario_Disfruto mucho de la interacción y el debate que se genera con los seguidores, se crea un ida y vuelta muy enriquecedor del que aprendo cada día. Así como se toman el tiempo de leerme y comentarme, yo también trato de contestar todos los mensajes y consultas puntuales que estén a mi alcance. Personalmente ya casi no uso Facebook; creo que hoy por hoy todo pasa por Instagram, así que lo que sucede con “decimeunlibro” no es más que un reflejo de lo que me pasa a mí a nivel personal, y lo que está sucediendo a nivel global con las redes sociales. Para abrir la cuenta en Instagram necesitaba primero un perfil en Facebook, ¡así que si no fuera por ello ni lo tendría! Posteriormente mi hermana, que es community manager, me aconsejo que aunque sea, simplemente compartiera también allí los posteos de Instagram.

Clapps!_Por último, desde el mes pasado, han empezado a recomendar eventos literarios, programas de tv sobre literatura, y librerías ¿Van a seguir haciendo esto o incluso tienen pensado en recomendar otras cosas relacionadas con la literatura?

Rosario_“Decime un libro” empezó con una idea básica y simple que era compartir pequeñas reseñas y recomendar libros. A medida que fue pasando el tiempo se me fueron ocurriendo nuevas ideas, como las diferentes secciones (también está la sección #tbt –“throwback thursday” o “jueves de volver al pasado”, donde posteo libros que leí hace mucho, de los cuales no podría hacer una reseña porque no los recuerdo bien, pero que de todas formas valen la pena compartir). A través de la sección de “recomendaciones extra libros” intento comunicar todo lo vinculado al mundo de la lectura: librerías, cafés literarios, bibliotecas, monumentos, revistas, nuevas editoriales, escritores que vale la pena conocer, ferias, eventos, charlas, cursos, documentales, programas de tele, películas, etc. La idea es seguir con este tipo de recomendaciones ¡y ampliarlo a cualquier idea que vaya surgiendo!

Las recomendaciones y reseñas de esta bookstagrammer, son realmente muy interesantes. Se nota su amor por los libros. Se interesa también por la estética visual en sus publicaciones, y por dar una buena expresión sobre lo que significa para ella determinada novela, ensayo, revista, documental, o librería. Decime un libro esta en Facebook y en Instagram.

Compartimos con ustedes una de sus publicaciones en Instagram para que sepan cuánto vale la pena seguirla! https://www.instagram.com/p/Be0hJeXj8S7/?taken-by=decimeunlibro