Clapper txt_Marianela Gasser_Jun_2018

El pasado viernes 15 de Junio, se inauguró en el “Museo de la Memoria” de nuestra ciudad (Córdoba 2019), la muestra “De la inocencia a la ternura”, del prestigioso pintor, muralista y escultor ecuatoriano Oswaldo Guayasamín. La misma contó con la presencia de la intendenta Mónica Fein, embajadores, funcionarios, personalidades de distintos países de Latinoamérica, y con los hijos del artista ecuatoriano, Pablo y Verenice Guayasamín, quiénes están a cargo de la Fundación Guayasamín y de hacer llegar el legado de este notable artista al mundo.

La actividad, con entrada libre y gratuita, se podrá visitar hasta el 15 de Julio y se realizó en el marco de “90 Veces Che”, una serie de actividades especiales por el 90º aniversario del nacimiento de Ernesto “Che” Guevara. La exposición muestra una serie más amorosa de las obras de Guayasamín, que él llamaba “su tercera sinfonía”, la cual aborda temas como el amor de madres e hijos, la inocencia de los niños y el amor de pareja como una luz de esperanza para la humanidad.

Su obra “estuvo en los museos más importantes del mundo, pero la presencia de esta muestra aquí tiene una significación más poderosa y sentimental”, expresó Pablo, hijo del artista en la apertura de la muestra. Por su parte, Verenice Guayasamín con su mirada tierna y emocionada, recibió a solas a Clapps! y con palabras cálidas y amorosas nos abrió las puertas del legado universal de Guayasamín.

Gentileza_ Guillermo Turin Bootello_ Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad de Rosario

-Clapps!_ Si bien el título nos da un leve indicio, ¿Qué temáticas se exponen del gran pintor en esta Muestra de la inocencia a la ternura? ¿Con qué nos vamos a encontrar como espectadores?

V_ Guayasamín durante su vida hizo tres grandes colecciones de obras. La primera colección se llamó, cuando él terminó prácticamente la Escuela de Bellas Artes, Huacayñan, que es una palabra quichua que quiere decir “El camino de las lágrimas”, es decir el camino por donde las lágrimas bajan. Esta muestra estaba dividida en tres grupos que trataban el tema de los indios, los negros y los mestizos en América Latina. Sobre estos tres grupos humanos él pintó la muestra, que era de ciento seis cuadros, pintó todo lo que se podía decir de estos grupos humanos, es decir, los mercados, la forma de vestir, la religión, todo lo que somos los latinoamericanos. Luego un poco más adelante hizo una colección parecida, con un tema similar como concepción, pero tomando en cuenta ya todo lo que pasó en el mundo en el siglo XX, es decir, ya no solamente se refería a América Latina sino al mundo en general y pintó sobre cada uno de los hechos históricos del siglo XX una pequeña serie sobre la guerra civil española, los campos de concentración, la bomba de Hiroshima, todas las luchas que se dieron en América Latina por las dictaduras militares, es decir, como antes nos mostró lo que era América Latina luego nos hizo una colección donde nos muestra todo lo que pasó en el mundo. Él nació en el 1919, murió en el 1999, es decir, que vivió prácticamente el siglo XX. Y lo que tenemos ahora aquí es su tercera colección. Esta colección, a diferencia de las anteriores, no es una colección, son más bien obras sueltas. Las otras tienen un engranaje unas con otras, ésta no, son cuadros sueltos que él llamó “Mientras vivas siempre te recuerdo” y es hecha en homenaje a su madre. Y lo que vemos son madres con niños en la mayoría de las obras pero también una relación entre una mujer y un hombre o un padre con un niño, es decir, el amor, la unión, la paz, los sentimientos más dulces que el ser humano puede mostrar. Y lo que yo creo que es lo más importante es poder ver que un artista es capaz de mostrarnos toda la tristeza, lo que pasó en el mundo, la ira, y a la vez también, es capaz de expresar toda esta ternura que vemos en estas obras. Entonces esto es lo importante, saber ver la diferencia de estos dos momentos a través de su vida.

Clapps!_¿Cuántas obras componen la muestra y cuáles podrían ser sus particularidades más sobresalientes?

-V_ Me parece que hay ochenta y tres obras expuestas. Lastimosamente no están todas las que trajimos porque el espacio no nos dio para más. El total de la exposición es de ciento veinte obras y me parece que las que tenemos expuestas aquí son un poquito más de ochenta, entre óleos, acuarelas y dibujos. También hay que recalcar un tema importante en esta muestra y es que es un poco didáctica, porque tenemos dibujos desde cosas muy elementales, como una primera idea que un artista tiene de algo que quiere pintar, es un dibujito sencillo, luego lo elabora un poco más, hace algo más trabajado, luego hace una acuarela y finalmente un óleo. Es decir, podemos ver en esta exposición todos estos pasos, todo ese proceso.

Gentileza_ Guillermo Turin Bootello_ Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad de Rosario

-Clapps!_ ¿En qué o quiénes se inspiró Oswaldo para pintar las obras que forman parte de esta Muestra?

-V_ Él decía que la inspiración en el artista en sí misma como uno la cree no existe, no es que él esperaba un momento de inspiración para ponerse a pintar. Él pintaba todos los días y decía que un artista es como cualquier trabajador que tiene que trabajar ocho horas diarias y él se metía en su estudio a trabajar ocho horas diarias. Entonces elaboraba un diseño, una cabeza y luego la trabajaba y la trabajaba más, como supongo hacen lo mismo todos los artistas. El escritor tiene una frase y de ahí empieza a elaborar un poema o el músico tiene unas notas y luego va poniendo otras y otras hasta que compone una sinfonía, es lo mismo. En todas las artes el proceso es el mismo. Empezar de una pequeña idea y luego irla desarrollando. Él decía que no creía propiamente en la inspiración, no es que ah! hoy día amanecí inspirado voy a hacer una madre con un niño.

Clapps!_ ¿Cuál sería el mensaje primordial que se quiere transmitir con la Muestra de Guayasamín?

V_ En ésta es la ternura, es el amor, el amor de la paz, el amor que tiene que existir en la familia que además es el núcleo de la sociedad, que es importantísimo para él mostrar esto. Tenemos algunos dibujos de madres con niños, unos que tienen envueltos como una tela abajo, que significa la unión de la familia, que es el inicio, el núcleo de la sociedad.

Clapps!_ ¿Cómo definiría estas pinturas de la muestra de Guayasamín en medio de su legado general que está signado principalmente por la denuncia a los horrores, desastres y los dramas del hombre?

V_ Como te decía antes para nosotros es la última etapa, la de la ternura y el amor. Después de la muerte de mi padre en realidad lo que hemos querido es difundir más esto y lo que no se conoce tanto de él. Cuando él estaba vivo hizo una gran exposición en Mendoza. Increíblemente esta obra viene de Mendoza, estuvo hace dos meses allá y no había prácticamente persona con la que hablábamos, dentro de los cuarenta años, gente joven relativamente, que no había escuchado hablar de Guayasamín. Todo el mundo se acordaba de Guayasamín, todo el mundo lo conocía y además nos contaron anécdotas bellísimas y es dentro de ese concepto que nosotros decidimos traer esta muestra. Porque vino inicialmente solamente para Mendoza, es posterior y viendo el éxito que tuvo en Mendoza que la pudimos traer para Rosario también. Pero concebimos esto porque ya en Mendoza se había visto la colección de la Edad de la Ira.

Gentileza_ Guillermo Turin Bootello_ Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad de Rosario

Clapps!_ Ante esta mirada más amorosa de Oswaldo en sus pinturas, ¿Considera que aquel mundo y humanidad tan hostil reflejado por él en sus otras obras ha cambiado? ¿Se ha acentuado la deshumaninización?

V_Yo creo que el mensaje que él nos da con la obra de su segunda época, que es la Edad de la Ira, es un mensaje de querernos mostrar el horror de lo que ha pasado en el mundo. Lastimosamente eso no ha cambiado porque aunque nos están mostrando toda la ira, la sangre que ha corrido por el mundo, estamos iguales o peor, no sabemos. En este momento no es que en América Latina propiamente se den estos hechos tan terribles, como sí pasó en el siglo pasado, aquí mismo en Argentina o en Chile, con las dictaduras militares, pero hay todavía violencia en otras partes del mundo. Y para él era el dolor del ser humano, no es que tenía preferencia por mostrar lo que pasaba en América o en un sitio o en otro. Además eso es una cosa super importante para su obra, que él aunque le pone un nombre a una serie, el dolor que muestra en esa serie no corresponde solamente a un hecho histórico de ese momento o de ese lugar. Por ejemplo, hay una colección de siete cuadros que se llama “Las Mujeres Llorando” y es una muestra de la guerra civil de España, una muestra de lo que pasó durante la guerra civil en España pero si uno ve estas mujeres llorando pueden ser de España o de cualquier parte del mundo y eso es lo que hace que la obra de Guayasamín sea una obra universal. No es de aquí ni allá. Hay un cuadro bellísimo que se llama “Lágrimas de sangre” que está hecho en homenaje a Neruda, a Víctor Jara y a Salvador Allende pero también es una figura que realmente llora sangre pero es el dolor que puede pasar en cualquier sitio, en cualquier lugar.

Clapps!_ Siendo la hija de Guayasamín, y haciendo alusión a esta exposición de su arte, ¿Podría contarnos alguna experiencia de “inocencia y ternura” que recuerde con su padre?

V_ En este momento tenemos una exposición en Perú que además se llama parecido, “De la ira a la ternura” y en esta otra serie mostramos, lo que te decía antes, como este artista puede mostrarnos una cosa tan dura, tan fuerte y a la vez una madre con tanto cariño, con tanto amor. Él era una persona muy cariñosa, al menos con nosotros, con la familia, era realmente muy entregado a su familia. Y con la gente que lo iba a ver también, era muy amable con todo el mundo. Esa es la imagen que yo tengo de mi padre. Es el que nos enseñó, jugaba con nosotros en el jardín, nos enseñó a nadar, nadaba muy bien, nos enseñaba pero además nos decía “pero tienen que aprender, eso es algo importante”, esos son algunos hechos muy cercanos, de recuerdos que yo tengo con mi padre. Todos los fines de semana le gustaba que toda la familia se reúna en su casa, entonces cada familia, nosotros los hijos, que a la vez tenemos nuestra propia familia, cada uno estaba encargado el fin de semana de organizar el almuerzo para todos. Un fin de semana me tocaba a mí, otro al otro hermano, y otro al otro hermano y así. Eso demuestra como él quería estar con nosotros, con sus hijos, con la familia. La unidad era importantísima para él.

Clapps!_ ¿Y qué hay del Oswaldo, persona, reflejado en las pinturas que componen esta muestra?

V_ En cada trazo está todo lo que él era, todo lo que él sentía, todo lo que quería decir, lo que tenía adentro. Mucha gente cuando ve la colección de la Edad de la Ira dice: “ah, pero este señor era un amargado o no sé qué”. No, él mostraba lo que tenía en su cabeza y quería mostrar al mundo, pero eso no tenía que ver con su propia manera de ser, ni de su comportamiento ni eran sus sentimientos permanentes. Igual que no podemos decir que toda la vida era una ternura, no. Eran los sentimientos que quería mostrar, que son los sentimientos de cualquier ser humano.

Clapps!_ ¿Una palabra que defina a Guayasamín y su arte?

V_ Yo creo que era un tipo genial, así lo considero yo, genial.

INFO: Clapps! los invita a que no se pierdan de visitar esta hermosa muestra de este destacado pintor del llanto, la ira y la ternura, que tanto ha luchado desde su arte por la igualdad y la integración latinoamericana y del mundo. “Mantengan encendida una luz que siempre voy a volver”, Oswaldo Guayasamín. Y volvió. Para ver horarios del Museo visitar: http://www.museodelamemoria.gob.ar/ o su facebook https://www.facebook.com/MuseodelaMemoria/