Con una obra que se traduce en canciones que rebosan de contenido, Madre Cabra se constituye como lo que es: una banda en ascenso, pero también un misterio para decodificar. Es que para entenderla es imprescindible escucharla, leerla y también ser partícipe del vivo, de la escena en la que se mueve, baila y canta.

Después de Ninguno de ustedes es lo que dice ser, el primer disco de estudio lanzado en 2015, se aproxima una temporada en donde lo nuevo comienza a florecer. Con más fuerza, La Cabra regresará muy pronto con un prometedor material que ya está en camino. Será por eso que está inquieta y se adelanta: El viernes 22 de septiembre, a las 23hs, vuelve al escenario de McNamara (Tucumán 1016) para (re)encontrarse con los suyos y con lxs interesadxs en descubrir el universo enérgico y con cierto toque de locura llamado Madre Cabra.

Antes del show, David García (Voz) responde nuestro cuestionario #HonestidadBrutal en representación de la banda que se completa con Emmanuel Romero López (Guitarra), Leandro Fosco (Batería), Pablo Pafundi (Trompeta), Lisandro Heinzmann (Saxo y coros) y Nahuel Heinzmann (Bajo y coros). Una buena oportunidad para conocerlos un poco más…

¿Cómo se conocieron?
Nos nucleó un recinto conocido como “El Terreno”. Una pequeña casa cargada de historias increíbles la cual habitamos desde la adolescencia y con ciertas libertades. Mucha gente y muchas cosas han pasado por ahí, inclusive la misma génesis de Madre Cabra, de la que no fuimos conscientes hasta varios años después.

¿En qué se inspiraron para definir su estilo?
No hay definiciones en cuanto al estilo musical, o todavía no las hay. Sí hay una puja por la búsqueda de amalgamas musicales que sintonicen hacia el misterio Madre Cabra, hacia esa mitología de ciertas especificidades críticas. Por las influencias y contenidos revelados el género claramente es rock, pero no hay definiciones adicionales. Igual, hace poco nos tildaron de Power Funk y creo que nos gustó.

¿Una palabra o idea que los defina como grupo?
Todo se charla.

¿Qué planes tienen para lo que resta del año?
Este año la idea es terminar nuestro segundo disco y, quizás, también presentarlo en vivo aunque para eso dependemos de los tiempos de otras gentes, lo cual no es tan sencillo de apurar. Hasta el momento grabamos baterías y bajos en El Pie Recording (tremenda experiencia), y las violas y los vientos (estos últimos están en proceso) en Magia Producciones. Nos va llevando de la mano nuestro querido Javi Robledo que se copó con producir el disco y que está más loco que todos nosotros juntos.

¿Cómo es un show de Madre Cabra?
Conectivo, caliente, medio mísitco y festivo. Somos un colectivo, a veces conectamos desde el arranque a veces nos cuesta un poco entrar en esa especie de sintonía divina, pero vamos mejorando. Por otro lado, las fechas auto-gestionadas de La Cabra van más allá del recital en sí, están contenidas en un marco producido de manera independiente que se llama “La Tertulia Equivocada” donde solemos hacer todo tipo de intervenciones artísticas.

¿Alguna anécdota que les haya quedado grabada en la memoria?
Estábamos de gira por el norte Argentino junto a Cabezones, íbamos en dos autos, teníamos pensado parar a comer un asado rutero y no nos podíamos comunicar porque no había señal, así que no tuvimos mejor idea que poner un auto al lado del otro, en la ruta (una locura). Podemos excusarnos con que hacía horas que eramos los únicos transitando por ahí, no había nadie, literalmente. La cuestión es que lo que era un simple arreglo de “-che, ¿paramos a comer?” se desvirtuó y empezamos joder, a hacer chistes de auto a auto y pasó lo que es obvio: apareció una chata de frente al palo y de la nada (porque la ruta tenía altibajos).
Zafamos. Lo difícil de explicar fue la sincronía de maniobras automovilísticas increíbles que sucedieron para que nada más que un susto pasase, fue una alegoría de Rápido y Furioso en la vida real. Quedamos todos gritando extasiados y aplaudiendo como si hubiésemos metido un gol en la final del mundo y mas luego hubo un silencio de veinte minutos de “che, qué pelotudos…”
Paramos a comer el asado rutero medio cabizbajos y, como siempre, había un par de Cabras mirándonos.

Autobombo_Madre Cabra recomienda una canción para la previa de su show:
F

¡Hacela sonar!

Conseguí tu anticipada para el próximo show de Madre Cabra en Amadeus (Córdoba 1369)