Clapper txt_Guillermina Sabatini_Abr_2018

Valeria Bertuccelli se pone en la piel de Robertina, una actriz que sufre de ansiedad y decide cambiar radicalmente su vida. El film cuenta la historia de Robertina que está a solo un mes de estrenar su esperado unipersonal teatral. Pero, en lugar de encarar los preparativos como correspondería, vive evadiendo sus responsabilidades en un estado de ansiedad constante.

Si bien hay algunas escenas ligadas a los ensayos, a la puesta y a la presentación de la obra, la película se concentra sobre todo en los trastornos e inestabilidades de esta “reina del miedo”. Cuando la situación personal de un amigo la lleva a irse lejos de casa por unos días, Robertina ve en perspectiva su vida absurda y entiende que a veces es preciso perderlo todo para ser uno mismo.

La reina del miedo es la primera película de Valeria Bertuccelli como guionista y directora, en co-dirección con Fabiana Tiscornia. La producción es realizada por Rei Cine y Patagonik, en coproducción con Marcelo Tinelli.

“La Reina del miedo”, una historia de amor con humor

No es una novedad que Valeria Bertuccelli es una muy buena actriz, algo que ha quedado claro en películas tan diversas como “Silvia Prieto” y “Un novio para mi mujer”, entre muchas otras. En este caso en particular la película está hecha para el lucimiento de su directora y protagonista, convirtiéndose prácticamente en un unipersonal.Ahora bien, eso no significa que sea mala, en su doble rol delante y detrás de cámara Bertuccelli encontró una historia que logró contar y representar de manera ingeniosa y con mucho humor.

A lo largo de su desarrollo, el film se va oscureciendo y volviendo más dramático con el correr de los minutos, pero sin dejar en ningún momento de lado el espíritu cómico del comienzo, especialmente cuando se acerca el temido estreno de la obra en cuestión. Es el tipo de personaje y situación con la que los fóbicos se sentirán seguramente identificados.

El miedo es el clima fundamental. Se apodera enteramente de las escenas nocturnas, y en situaciones que interpelan directamente en la percepción sensorial, con escenas que varían de tonos. La película sorprende y propone acompañar un tránsito de personaje que resulta interesante seguir y que satisface por completo.