Clapper txt_STEFANÍA RICCOBALDI_Ago_2019

Apareció por primera vez en Nickelodeon en 1993, convirtiéndose así en uno de los primeros Nicktoons. Esta serie animada nos narraba las excéntricas aventuras Rocko y sus amigos luego de que este emigrara de Australia a Estados Unidos. Es una serie que algunos catalogan como bizarra, por su humor algo extraño pero característico de los dibujos de los 90’.

La comedia pasa por los peligros físicos y psicológicos que deben pasar los personajes para enfrentar diversos problemas y dificultades. Dirigida a un público no tan infantil, hay insinuaciones sexuales, tales como las referencias a las partes del cuerpo como los pezones, pecho, testículos y otros, además de leves chistes de carácter sexual. Rocko tuvo un extraño final. En el último capítulo él, junto a su perro Spunky y sus amigos Heffer y Filburt, salen disparados en un cohete hacia el espacio. Dejando una incógnita en los espectadores por más de 20 años.

La vida moderna de rocko, cambio de chip

Luego de haber pasado 20 años dando vueltas por el espacio estos amigos encuentran la manera de volver a casa. Una vez allí tendrán que enfrentar los cambios de la modernización. Rocko intenta adaptarse, aunque solo quiere una cosa: que vuelvan a poner su serie de televisión favorita.

El largometraje hace reír y también pensar. No se queda en un pasado nostalgioso sino que invita a aceptar el cambio. No solo mostrandolo en cosas banales como pasar de ver una película en VHS a verla por una plataforma de streaming, sino que también tratan temáticas más profundas, como por ejemplo, la identidad de género. “Rocko, no podemos vivir en el pasado. Podemos estar agradecidos por él, pero la vida no es para siempre. Y si no aprovechamos lo que tenemos nos perderemos de lo que es importante en realidad“.