Clapper txt_Victoria Rotemberg_Sep_2018

Ariel, un guardia de traslado de valores que transporta los millones ajenos cada día, descubrió que pronto será padre por primera vez. Tras una falla en el sistema, la posibilidad de robar el botín que carga lo enemistad con su enorme moral. Entre sus dudas aparece su accionar, entre sus dudas aparece el “debería ser”. Entre sus dudas, el verde. Entre el verde, la duda.

Un corto que expone al espectador en su afán de lucha, en su afán de poder, en su afán de cuestionamiento. Lxs demás o unx mismx. Lxs demás o un propósito subjetivo y único. Lxs demás o yo. Lxs demás. Yo. Así se lee, así se interpreta, así se apropia del mayor galardón de la edición número 25 del Festival Latinoamericano de Cine.

Verde ganador

El color verde remite al permiso, la luz que al encenderse indica una apertura que llega hasta la moral del protagonista. Sin embargo, nos encontramos (¿casualmente?) con que el verde es un color altamente significativo en la lucha social que atraviesa un arduo 2018 en América Latina, y en Argentina principalmente. El derecho al aborto aparece entre las grietas de un discurso que poco resiste a la naturalización. Y así abortan diversas tramas sociales aparentemente correctas, naturalizadas, poco deconstruidas.

Verde expone. Verde cuestiona. Verde entusiasma y sacude sonrisas pícaras de complicidad con Ariel. Verde que no se le escapó al jurado compuesto por Magalí Bayón, Hugo Grosso, Carlos Flores Delpino, Gabriel Patrono y Andrés Gimenez. Verde mexicano, que rompió con los colores latinoamericanos para ser reconocido como el mejor. En Rosario, en Santa Fe, en Argentina. Así finalizó la vigesimoquinta edición del Festival Latinoamericano de Cine. Un evento de magnitudes enormes con posibilidades infinitas. Una invitación al encuentro, al compartir, al posibilitar. Verde se llevó el reconocimiento mayor, porque el séptimo arte es bien vivenciado y recepcionado en nuestra ciudad.

Otras premiados

  • La mirada indolente” se llevó el premio Competencias de Escuelas de Cine, premio SIGNIS y Mejor cortometraje sobre Derechos Humanos.
  •  “Los conversos“, de Arturo Marinho, obtuvo el premio en Competencia Rosarina.
  • “Tailor”, de Calí Dos Anjos obtuvo el mayor galardón en Mejor Documental y Mejor cortometraje educativo;
  • “60 segundos de oscuridad” de Pablo Conde en Mejor Animación;
  • “Paisajes repentinos” de Javier de Azkue en Mejor Experimental;
  • “Sobre la mesa de Pablo Noriega” se llevó el Más votado por el público y el REFMA (Red Argentina de Festivales y Muestras Audiovisuales);
  • “Selva” de Sofía Quiroz Ubéda se llevó el Premio FEISAL (Federación de Escuelas de Imagen y Sonido de América Latina);
  • “El casamiento” de Juan Camardella obtuvo el premio CINE.AR.