Clapper txt_EUGENIO MENOTTI_Oct_2019

Clapps!_Hitchcock una vez dijo: “Si hubiera hecho ‘Cenicienta’ la gente hubiera buscado un cadáver en el coche de caballos” ¿Es el suspenso el gran legado de este cineasta al mundo?

Arteaga_El suspenso en Hitchcock es una herramienta, un recurso estético, una manera a través de la cual pensar el cine. Al hacerlo, lo que inevitablemente hace es pensar el mundo. En este sentido, al legar una cinematografía tan personal, lo que Hitchcock ha hecho es aportar una de las miradas más sentidas y profundas sobre nosotros mismos. El cine tiene ese rasgo inherente: habla de lo que conoce, de lo que le rodea, y eso no es otra cosa más que (lo que decimos es) la realidad.

Clapps!_¿Y es el suspenso algo típico de los británicos, con sus historias de detectives o de espías?

Arteaga_Seguramente pueda señalarse al suspense como algo propio de cierto tipo de narrativa británica, en donde resaltan directores de valía como Basil Dearden, Val Guest, Terence Fisher. Así como hay un suspense “british”, hay otro “americano”, “francés” y, cómo no, “argentino”. Lo extraordinario es cómo Hollywood, durante aquellos años de esplendor, fue capaz de absorber tales cuestiones y permitir que explotaran de manera mayúscula. Digo esto porque Hitchcock, si bien británico, desarrolló sus obras maestras en Estados Unidos. Y eso no es casual.

Clapps!_¿Qué se puede decir de las mujeres en las películas de Hitchcock?

Arteaga_La mujer es fundante en el cine de Hitchcock. En otras palabras, su filmografía es impensable sin la mujer. En este sentido, se trata de una mujer mentirosamente “maniquí”. Esto en varios aspectos. Por un lado, porque es la mujer trozada, desmembrada: el asesinato de Janet Leigh en la ducha de Psycho es elocuente. Por el otro, es también una mujer independiente, que decide por sí misma: la misma Leigh, pero también Grace Kelly en Rear Window (el desenlace del film le corresponde a ella, a no olvidar), Tippi Hedren en The Birds (ella es quien va a buscar al hombre que le gusta) y Doris Day en The Man Who Knew Too Much (“Qué será, será”, canta risueña e irónica). Todo esto, desde ya, deriva en lecturas de todo tipo, algunas que acusan de misoginia al director, lo cual es probable, pero a mi criterio bien reduccionista. Creo que el film emblemático al respecto, dilemático y magistral, es Vértigo: la mujer es la fantasía de un hombre delirado, ella es un fantasma que le carcome la razón. Y la locura culmina por alcanzarlo en forma de espiral.

Clapps!_¿Es el Macguffin el elemento más utilizado en el cine actual? ¿O también lo son los cameos?

Arteaga_El Macguffin requiere de maestría, de sabiduría narrativa. En este sentido, no es un elemento demasiado utilizado, habida cuenta del cine lamentable que circula. Para Hitchcock se trataba de un resorte dramático, de un secreto capaz de integrar al espectador en la historia, para llevarlo de las narices por el derrotero que se le antojara. En cuanto a los cameos, en Hitchcock eran un juego, pero también un sello autoral. El público esperaba reencontrarle en las películas. Uno de los pocos directores que ha sido reconocido como tal por el gran público.

Clapps!_¿Se le puede enseñar algo nuevo al público en general sobre Hitchcock?

Arteaga_Siempre se puede enseñar algo nuevo. Y también que se lo enseñen a uno. Porque es un clásico, y un moderno, Hitchcock siempre tiene algo para decir, para indagar y cuestionar. Las nuevas generaciones que se acercan a su cine encuentran allí planteos que las anteriores no veían. Eso es algo que sólo ocurre con las grandes obras. Hitchcock, en éste y en tantos otros aspectos, es revolucionario. Además, y porque es fundamental, el cine hitchcockiano nos arroja a un abismo metafísico.

Clapps!_Por último, ¿qué películas van a aparecer en este taller?

Arteaga_Las películas más conocidas –como las que mencioné más arriba- y otras ligadas a su etapa británica, en donde también filmó durante la era silente, como la magistral The Lodger. Más otras referidas a su última etapa, cuando se despidió del cine con fuegos de artificio corrosivos, en títulos como Frenzy y Family Plot. Alfred Hitchcock, no fue el único británico que dedicó toda su obra hacia la temática del suspenso. Arteaga ya mencionó a otros directores de cine, pero la obra de escritores desde G.K.Chesterton, Agatha Christie, Joseph Conrad, John Le Carré y muchos otros más (aunque el suspenso tiene otras variantes como las historias de detectives y de espías). Pero la figura de Hitchcock es mucho más grande en la Historia del Cine que simplemente de la historia del suspenso. Fue debido a las entrevistas con el director francés François Truffaut, convertidas en un libro: “El Cine según Hitchcock”, que rápidamente se convirtió en el gran texto sobre el séptimo arte.

INFO: El taller de cine “Hitchcock Compacto” va a tener 4 encuentros: del 18 y 19 de octubre, al 1 y 2 de noviembre, en el horario de Viernes de 17 a 19 horas y de Sábado de 10 a 12horas en Facultad Libre (9 de Julio 1122) y este taller tiene un costo de $800 pesos (aunque hay un 25% descuento para los Adherentes de este espacio cultural). Más info en este enlace.